MOTIVACIÓN EMPRESARIAL

Un pilar en el crecimiento organizacional

¿Qué me motiva?

¿No es acaso la gran pregunta que tanto personalmente como dentro de la organización debemos hacernos frecuentemente?

Imagínate que compras un automóvil, lo conduces y no sabes ¿con qué combustible trabaja? Te compraste un eléctrico y resulta que le quieres poner gasolina.

Pareciera demasiado burdo el ejemplo, pero te voy a hacer la pregunta a nivel personal. Si tuvieras resueltas todas tus necesidades económicas sabrías a ¿qué dedicar el resto de tu vida? Me puedes decir que a viajar, comprar lo que siempre has querido, pero ¿y después?

Cuando trabajamos por dinero suceden dos cosas: 1.- Lo tenemos, y se acabó la cuerda ó 2.- No lo alcanzamos y nos desanimamos. El dinero nos incentiva pero normalmente no nos motiva. Si quieres mantener a un trabajador con dinero siempre tendrás que darle más porque se acostumbrará a lo que gana.

Al salir de la universidad un amigo me decía; “voy a trabajar muy duro y cuando tenga un millón de dólares me retiro”, yo le dije, si así piensas nunca vas a tener el millón de dólares, y si lo llegas a obtener es porque este pensamiento no fue el más importante.

A nivel de la organización pregúntate ¿qué hay más allá del dinero? ¿Porque quiero que la empresa sea líder? Es ahí donde la Misión personal o de organización toma relevancia, ¿cuál es la razón de mi existencia?

Recuerdo en la Maestría el profesor decía que las utilidades para una empresa son como el oxígeno para el hombre, sin ellas se muere; “pero un hombre no vive para respirar”.

La respuesta a esta pregunta es lo que nos moverá en la vida, y una vez que lo encontremos, entonces buscaremos las mejores herramientas para alcanzar lo que queremos, pueden ser empresas, fundaciones u organizaciones para realizar mi misión; una vez que sabes el destino, es más fácil escoger el mejor camino.

Y cuando esa Misión requiera de muchas personas por el tamaño de la misma, entonces requerirás de Liderazgo, porque para alcanzar grandes logros estos no se logran trabajando solo, y es ahí donde transmites ese sueño o anhelo a un grupo de personas y éstas lo comparten y lo hacen suyo.

Como ves la motivación es el combustible que necesitamos día a día, y sin embargo en muy pocos planes he visto que las personas y las organizaciones dediquen tiempo dinero y esfuerzo para mantenerlo y hacerlo crecer. Dedícale el tiempo necesario, ten un termómetro diario personal y de tu equipo de trabajo, ¿cómo está el día de hoy? Si no está bien ¿Qué voy a hacer para que mejore?

En el coaching se hace un trabajo a profundidad para definir la meta y ¿por qué vale la pena para mí?

Siempre es un buen momento para saber ¿Qué te mueve?

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Solve : *
26 + 11 =